EL LENGUAJE Y LA COMUNICACIÓN

La idea que no encuentra fórmula lingüística de expresión se queda en idea porque no llega a significado. Porque precisamente significado, es la idea expresada por medio de un significante.

De modo que toda actividad significativa necesita de un lenguaje, si no, no hay comunicación.

El signo constituye la esencia de un lenguaje, en él se esconde la facultad del hombre para dar testimonios de pensamientos y por extensión producir las creaciones del espíritu.

Pero para poder comunicarse entre los hombres hace falta un acuerdo entre ellos, sobre el modo de ejercerlo. O sea hay que crear un sistema. Así por un sistema se alcanza la facultad del lenguaje.

Todo lenguaje presenta características determinadas según sea el momento de su evolución (época y medio).

Pero también hay un aspecto que hace referencia al modo de ser de la lengua, su sistema, más allá del tiempo y lugar.

Y este sistema incluye una sintaxis (relación de los signos entre sí, la construcción de palabras),una semántica (significación de los elementos de un lenguaje) y una pragmática (relación de los signos y los sujetos).

Merced a estas relaciones entendemos claramente que no es posible poner en un mismo plano a una idea y a un conjunto de sonidos.

Y también sabemos que fonemas, silabas y palabras son también el conjunto de sonidos que constituyen la cadena fónica pero que al relacionarse conforme el sistema de un lenguaje pueden integrarse para constituir una expresión, una idea.

Y esto es así en el lenguaje oral y escrito. Si admitimos la existencia de un lenguaje plástico, me pregunto, ¿por qué ese lenguaje es tan atípico que está liberado de toda exigencia de relaciones? ¿Es que en el lenguaje plástico están en el mismo plano, los sonidos que las ideas?

Simplemente me permito recordar que sin relaciones no hay expresión, sin expresión no hay ideas con contenidos y sin éstos no hay comunicación.